0 usuarios visitando la web
IUCN Red List — Not Evaluated

Lagartija rugosa
Acanthodactylus boskianus (Daudin, 1802)

Por Francisco Jimenez-Cazalla

Actualizado: 23/09/2012

Acanthodactylus boskianus

Macho adulto. Saïdia. Foto: © Francisco Jiménez-Cazalla

Mapa de distribución de Acanthodactylus boskianus

  Acanthodactylus boskianus

Mapa de distribución de
Acanthodactylus boskianus
en Marruecos.


Galería multimedia: 20 fotografías. [ENTRAR]


Para citar esta página:
Francisco Jimenez-Cazalla (2012): Acanthodactylus boskianus (Daudin, 1802). En: Martínez, G., León, R., Jiménez-Robles, O., González De la Vega, J. P., Gabari, V., Rebollo, B., Sánchez-Tójar, A., Fernández-Cardenete, J. R., Gállego, J. (Eds.). Moroccoherps. Anfibios y Reptiles de Marruecos y Sahara Occidental.
Disponible en www.moroccoherps.com/ficha/Acanthodactylus_boskianus/. Versión 23/09/2012. Consulta realizada el 28 de abril de 2017.

Para citar www.morocoherps.com en su conjunto:
Martínez, G., León, R., Jiménez-Robles, O., González De la Vega, J.P., Gabari, V., Rebollo, B., Sánchez-Tójar, A., Fernández-Cardenete, J.R., Gállego, J. (Eds.). Moroccoherps. Anfibios y Reptiles de Marruecos y Sahara Occidental.
Disponible en www.moroccoherps.com. Consulta realizada el 28 de abril de 2017.


Descripción

Lagartija de tamaño medio, siendo dentro del genero Acanthodactylus una de las especies que alcanzan mayor longitud total; alrededor de 250 mm para los machos y 205 mm para las hembras (Schleich et al., 1996; Geniez et al., 2004). Posee por norma general 4 supraoculares, existiendo entre estas y las supraciliares una hilera de pequeña escamas granulares que penetran entre la tercera y cuarta supraocular. Normalmente 4 supralabiales anteriores a la infraocular. Escamas anteriores al oído en forma denticular.

Hembra de Acanthodactylus boskianus

Hembra adulta. Ouarzazate. Foto: © Mario Schweiger

Como en otras especies del género, las escamas de la región temporal se hacen progresivamente menores hacia la zona parietal. De 32 a 40 hileras de dorsales en la mitad del cuerpo, estas son carenadas e imbricadas, creciendo en tamaño y haciéndose más prominentes hacia la parte posterior del cuerpo y la base de la cola. Escamas costales granuladas. Ventrales anchas y dispuestas en 10, raramente 12 ó 14, bandas longitudinales; el número de poros femorales oscila de 19 a 26 (Schleich et al., 1996).

Cabeza de Acanthodactylus boskianus

Detalle de la cabeza. Ouarzazate. Foto: © Gabri Mtnez.

Presenta coloraciones terrosas, con frecuencia adaptadas al medio, dándose diferentes tonalidades de beige, gris parduzco, marrón o pardo anaranjado. El diseño se reduce a una serie de líneas longitudinales, normalmente 7, de color grisáceo o blancuzco, que suelen ser poco patentes en adultos y mucho más acentuadas en juveniles. A veces la línea central se encuentra fragmentada, otras veces las líneas son inapreciables o configuran un patrón diferente. Las extremidades presentan normalmente manchas irregulares; coloración ventral blanca. Al contrario que otras especies del genero en el área tratada, los juveniles de A. boskianus presentan la cola de color rojizo, habiéndose observado excepcionalmente individuos con coloración azul (Geniez et al., 2004). Esta coloración caudal azul es, sin embargo, descrita para las poblaciones de la subespecie nominal en Egipto (Baha El Din, 2006). Este mismo autor señala además, que la coloración azul predomina frente a la roja en los juveniles de la subespecie asper (Audouin, 1829). Esta subespecie fue identificada en Marruecos por Pasteur y Bons, aunque actualmente no se reconoce en base a trabajos de Salvador (1982), considerándose A. boskianus una especie monotípica (Geniez et al., 2004).

Ecología y hábitos

Hembra grávida de Acanthodactylus boskianus

Hembra grávida de Acanthodactylus boskianus. Ouarzazate. Foto: © Gabri Mtnez.

Eminentemente terrestre. Cava huras, generalmente con varias entradas, en terreno arenoso pero compacto o bajo las raíces de algún arbusto.

En caso de peligro corre a gran velocidad, con frecuencia zigzagueando, hacia su galería o cualquier refugio cercano. Activo durante todo el año en las zonas más termófilas de su área de distribución, en otras zonas, sin embargo, muestra un periodo de letargo invernal que pude ir de octubre a marzo. Durante este periodo pueden producirse observaciones de individuos, usualmente juveniles, soleándose en días favorables. Existen observaciones de actividad crepuscular (Stemmler & Hotz, 1972).

En la región de Oran los primeros neonatos aparecen en julio, por lo que el periodo de celo debe estar comprendido entre los meses de abril y junio. Al parecer las hembras son sexualmente maduras con una longitud cabeza-cuerpo de 54,5 mm; el tamaño de la puesta varia en función de la talla corporal de la hembra, pudiendo ir de 2 a 7 huevos; el periodo de incubación oscila entre 89 y 100 días a unos 28ºC; las medidas de un neonato en el suroeste de Marruecos fueron de 33 mm cabeza-cuerpo y 105 mm de longitud total (Schleich et al., 1996).

Su alimentación se compone básicamente de insectos, citándose además arácnidos y jóvenes de Tropiocolotes sp. Burmeister analiza el contenido de una deposición al sur de Marruecos; esta estaba compuesta en un 60% de himenópteros, mayormente formícidos, un 35% de hemípteros y un 5% de coleópteros (Schleich et al., 1996).

Distribución, hábitat y abundancia

Ocupa las zonas de dominio árido y semiárido, llegando a la costa nordeste a través de la depresión del Muluya. Se le consideras el único elemento sahariano no ubiquista de la herpetofauna marroquí (Bons & Geniez, 1996). Habita terrenos generalmente llanos, con matorral disperso y sin estrato arbóreo. Se le puede encontrar en dunas costeras y otras formaciones arenosas no excesivamente extensas, con algo de vegetación y cercanía de regs; lechos de ueds, cercanía de oasis y estepas desérticas (Fahd & Pleguezuelos, 1996; Geniez et al., 2004).

Habitat de Acanthodactylus boskianus

Hábitat de Acanthodactylus boskianus. Guelmin. Foto: © Gabri Mtnez.

Considerada una especie abundante en la mayor parte de su área de distribución.

Bibliografía

  • Baha El Din, S. 2006. A Guide to the Reptiles and Amphibians of Egypt. The American University in Cairo Press. New york.
  • Bons, J. & Geniez, P. 1996. Anfibios y Reptiles de Marruecos (Incluido Sahara Occidentales). Atlas Biogeográfico. Asociación Herpetológica Española. Barcelona.
  • Fahd, S. & Pleguezuelos, J.M. 1996. Los Reptiles del Rif (norte de Marruecos), I: Quelonios, Saurios. Revista Española de Herpetología, 10: 55-89.
  • Geniez, P., Mateo, J. A., Geniez, M. & Pether, J. 2004. The Amphibians and Reptiles of the Western Sahara . Edition Chimaria. Frankfurt.
  • Schleich, H.H., Kästle, W. & Kabisch, K. 1996. Amphibians and Reptiles of North Africa. Biology, Systematics, Field Guide. Koeltz Scientific Books.

Todos los contenidos © 2011-2015 www.moroccoherps.com. El copyright del texto, imágenes, y otros contenidos de www.moroccoherps.com pertenecen a los autores, fotógrafos, y otros artistas que han creado estos materiales, y no pueden ser usados sin permiso de los propietarios del copyright.
Diseño, programación y mantenimiento de la web: Javier Gállego.